Diferencias entre aceite de oliva “virgen” y “virgen extra” duplicado

El aceite es un elemento esencial de nuestra gastronomía, básico para nuestra dieta. Por esta razón, es importante conocer que existen diferentes tipos de aceites y que su calidad es muy distinta, dependiendo de factores tales como: modo de elaboración, acidez,…

Es muy normal oír hablar sobre el aceite de oliva pero, ¿realmente sabemos distinguir entre un aceite “virgen” y “virgen extra”?

Está reglamentado, por orden de pureza la siguiente clasificación del aceite de oliva, siendo el “virgen extra” el más puro:

  • aceite de oliva virgen extra
  • aceite de oliva virgen
  • aceite de oliva
  • aceite de oliva refinado

Todos ellos son aceites, pero presenta diferentes particularidades tanto en su elaboración, como en la calidad y sus propiedades.

Siguiendo estas características podremos encontraremos con un aceite de oliva virgen extra, como el mejor y más puro. Sus propiedades permanecen intactas, las cualidades de las aceitunas permanecen inalterables y apreciaremos claramente un intenso sabor y un aroma inconfundible que lo hace excepcional, además,  y esto es importante, el grado de acidez que presenta debe ser menor o igual a un 1º.

El llamado aceite de oliva virgen, se obtiene del mismo modo que  el “virgen extra” pero presenta algunas diferencias, como por ejemplo su acidez, que puede elevarse hasta 2º siendo además, organolépticamente inferior al primer aceite aunque conserva sus vitaminas y antioxidantes provenientes de las aceitunas.

Pasamos al aceite de oliva, el tradicional,  que se obtiene mezclando aceite de oliva virgen y aceite de oliva refinado. Este último se obtiene del aceite que no ha pasado las pruebas pertinentes en cuanto a aroma, sabor o acidez. Posee menos antioxidantes y vitaminas, ya que se han eliminado durante el refinado.